Fuerza Laboral

What has been the impact of COVID-19 in your local community? ¿Cuál ha sido el impacto de COVID-19 en tu comunidad?

El impacto de COVID-19 en nuestra comunidad de Central Falls y los alrededores de Blackstone Valley ha sido enorme, ya que no es solo una crisis de salud sino también una crisis humanitaria. En Central Falls, la ciudad más pequeña y con más densidad poblacional de todo el país (más de 20.000 personas en 1.5 millas cuadradas), tuvimos un índice de infección más alta que la Ciudad de Nueva York en su cumbre. Somos una ciudad de bajo ingreso y mayormente inmigrantes de color, donde más de 80% de la población es considerada como trabajador esencial. Muchos de nuestros residentes no tienen documentos y trabajan bajo condiciones de explotación. Mediante el crecimiento de la crisis y el aumento de negocios cerrados, muchos residentes perdieron sus trabajos abruptamente, y frecuentemente todos los adultos en un hogar se encontraron sin trabajo. Siendo una comunidad de bajos ingresos, nuestra economía es de día a día–no hay ahorros. Aunque muchos trabajos de oficina se convirtieron en remoto, la labor de nuestra comunidad es en producción, manufactura, limpieza, preparación de comidas, y construcción–trabajos que requieren de presencia. Aunque uno tenga preocupación por su salud, un familiar vulnerable, o una condición preexistente, muchos miembros de nuestra comunidad han tenido que escoger entre proteger su salud y seguridad o exponerse al virus para darle de comer a su familia. Esta situación se ve más grave ya que personas sin documentos no son elegibles ni por seguro de desempleo ni subsidios federales. Nuestra misión siempre ha sido luchar en contra de los abusos laborales para crear un ambiente laboral justo y equitativo para todos. En estos momentos, estamos viendo un disparo de abusos laborales debido a una tormenta de factores: una desesperación de la gente a trabajar, una falta de recursos para investigación laboral al nivel estatal, y la presión económica a que los dueños de negocios hagan lo que sea para mantener sus negocios a flote. El índice de robo de salario se ha aumentado, en adición a la frecuencia de violaciones de salud y seguridad, con gente trabajando sin recibir los equipos de protección necesarios y forzadas a laborar de hombro a hombro violando los requisitos de distanciamiento físico.

What have been the challenges in responding to the impact? What has been the greatest need in the community? 

Uno de los desafíos más grandes al principio de la pandemia era la falta de información adecuada en español, y un montón de desinformación e información incorrecta circulando por los medios sociales y locales. Esto servía para confundir, atemorizar, y poner a la gente en situaciones riesgosas en la pandemia. Hasta la información en inglés variaba mucho en cuanto cómo protegerse, y qué era seguro y riesgoso. También, no había coordinación de información y recursos para las personas encontrar ayuda o hacerse la prueba, así que cada individuo tenía que hacer su propia investigación de la mejor manera que podía. La densidad poblacional, o sea la realidad de que muchas personas viven juntos, también ha sido un desafío en cuanto la rapidez de propagar el virus en casa. La necesidad más urgente de la comunidad ha sido sobrevivencia: cómo subsistir cuando alguien está enfermo o cuando todos han perdido sus trabajos. Los ahorros antes de la pandemia estaban en cero, y rápidamente llegaron a bajo cero con los costos de vida–vivienda, facturas, comida, y cuidado médico.

How did your organization respond? ¿Cómo ha respondido tu organización?

Aunque somos una organización de cambio social, no de servicios, para nosotros era un compromiso moral responder tan rápido posible. Dejamos a un lado el trabajo normal para poder responder, y en seguida empezamos con dos frentes: proveer información veraz y buscar fondos para repartir en la comunidad para ayudar a la gente con su crisis económica. Como organizadores comunitarios, sabíamos que no podemos hacer este trabajo solos, así que pusimos en práctica nuestra destreza de movilizar a nuestros miembros como voluntarios, y a desplegar las relaciones que hemos creado a lo largo de nuestra historia, con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, en los sectores privados y públicos, en creación de una red de apoyo, en que cada grupo puede utilizar sus recursos y conocimiento de manera concertada para el bien de la comunidad. Comenzamos inmediatamente en Central Falls, conectando con la organización de multi-servicios Progreso Latino y la Ciudad de Central Falls, pronto después nos expandimos a incluir a nuestra ciudad vecina de Pawtucket. Nuestra relación cercana con Navigant Credit Union a través de nuestro programa de Cooperativas, fue esencial en crear un canal directa y transparente donde personas indocumentadas podían recibir su dinero (los fondos que recaudamos) –algo que ningún otro banco quiso hacer. Todos los fondos de emergencia que recaudamos fueron a una cuenta exclusiva para no mezclarse con los fondos de operación. De tal manera, desde que comenzó la pandemia y por los últimos 6 meses hemos entregado $107,850.oo dólares on estos fondos se han ayudado a un aproximado de 280 familias hasta el momento y de otros fondos no especificados en la cantidad anterior se han beneficiado a unas 60 familias muchas de las cuales están siendo ayudadas periódicamente dado a la gravedad de sus situación económica y de salud. Además de los fondos, hemos repartido 5.000 mascarillas de protección, e información a miles. Cada persona que recibió fondos o información directamente de nosotros también fue extendida un año gratis de membresía en Fuerza Laboral, para mantenerse conectado con una organización que lucha por sus derechos y donde pueden conocer sus derechos y cómo defenderlos. Esto ha sido exitoso en nuestra área, pero sabíamos que había personas en otras partes del estado que también necesitaban de los mismos recursos. Presionamos al estado de Rhode Island a responder a esta necesidad, y, viendo nuestro trabajo ejemplar, la Gobernadora nos invitó a servir en su mesa directiva de coordinación para los residentes indocumentados en nuestro estado. Hemos llevado a esta mesa estatal nuestra experiencia con nuestra comunidad, con la intención de replicar al nivel estatal nuestro modelo enfocado en las personas más afectadas.

What has brought you the greatest joy in your work? ¿Que parte del trabajo que hace tu organización te da la más felicidad?

Es difícil encontrar felicidad durante la pandemia, pero sí sentimos satisfacción y orgullo de la manera energética en que inmediatamente salimos (y seguimos saliendo) al frente para confrontar la problemática y encontrar recursos para más de 1.000 familias de forma directa o indirecta, y los impactos exponenciales que han reverberado a través del estado con nuestra labor. Tenemos orgullo de trabajar en comunidad, organizando, movilizando voluntarios, y poniendo a funcionar nuestras relaciones organizacionales al servicio de la comunidad, y el reconocimiento estatal de que nuestro trabajo es integral.

What would you like people to know? ¿Que te gustaría que la gente sepa de tu trabajo?

Esta labor humanitaria es el trabajo de todos como comunidad, no del personal de una organización. Aunque estamos dando servicios en la pandemia, nuestra misión de construir el poder comunitario en rumbo a la justicia e igualdad es tan importante en estos días como siempre. Aunque estamos en una pandemia, siempre tenemos derechos, pero hay que luchar para hacerlos valer.

How can the community support your efforts? ¿Que pueden hacer tu comunidad para apoyar tu trabajo?

Simplemente, que seamos solidarios y empáticos. La idea es de concientizarnos; no estamos solos–hay ayuda cuando todos ayudamos. Tenemos que aportar nuestro granito de arena. En la unión está la fuerza y debemos seguir avanzando en fortalecer a nuestras familias y la comunidad.

Comments